Recuerde que Dios le recompensará el doble.