Las debilidades o errores de OTROS no pueden dañar MI FE y ni mi llamado.